Elige tu país

México

Ahorrar energía dentro de la oficina puede ayudar a reducir las cuentas de la compañía, además de reducir la contaminación y la demanda del uso de plantas de energía. Esto lo puedes lograr de muchas maneras; aquí te damos algunas ideas y recomendaciones para que logres reducir la energía utilizada en tu oficina de manera fácil.

  • Actualiza tu equipo de oficina:
Algunos modelos de computadoras, impresoras, copiadoras y otras usan entre 50 y 90 por ciento más de energía que las nuevas.
    • Existe un nuevo tipo de maquinaria que cuenta con la certificación de “energy star” que asegura que cada pieza de maquinaria está especialmente hecha para reducir y ahorrar costos en consumo de energía.
    • Utiliza impresoras de tinta y no de láser, lap-tops en lugar de computadoras de escritorio, para poder ahorrar hasta un 90% de energía.

  • Apaga la electricidad al final de cada día de trabajo: Los protectores de pantalla en las computadoras y los modos de inactividad en otros tipos de equipo todavía consumirán energía cuando no esté en uso.

  • Conecta todos sus aparatos electrónicos en una sola tira de energía con esto lo podrás desactivar todas las noches de manera más fácil.

  • Electrónicos tales como computadoras y fotocopiadoras seguirán consumiendo energía cuando están enchufados aunque se han apagado por completo. ¡Mejor desenchúfalas!

  • Habilita los modos de hibernación y de sueño en los equipos de oficina sólo cuando sepas que será por un pequeño tiempo, al final del día es necesario apagarlos en su totalidad.
  • Aprovecha la luz solar natural si tu oficina está configurado para recibir una amplia cantidad de luz solar. Si no es así, puedes optar por recortar árboles y arbustos cerca de las ventanas para maximizar su exposición a la luz solar y reducir las sombras .Otra forma de captar más luz dentro de tu oficina es pintar las paredes de un color claro o incluso blanco, de esta forma la luz rebotará mejor.

  • Limpia y repara la calefacción, ventilación y aire acondicionado de forma rutinaria. Un sistema de climatización limpio y en funcionamiento te ayudará en gran medida a reducir tus facturas de energía, mientras que un sistema de climatización sucia o defectuosa trabajará más duro para enfriar o calentar tu oficina.

  • Limpia o reemplaza los filtros de aire de climatización de la oficina y de limpieza todos los evaporadores, condensadores, bobinas, y las superficies de intercambio de calor al menos una vez por mes.
Estas son medidas aptas para cualquier tipo de oficina, sin embargo, estamos seguros que dependiendo de cómo sean las instalaciones de la tuya podrás encontrar muchas más áreas de oportunidad para lograr un mejor ahorro.

QUIZÁ TE INTERESE

Déjanos tu opinión