Elige tu país

México

Ya hablamos de un libro que además de enseñarte buenos hábitos para beber agua te permite purificarla, pero ahora se trata de una…¡flor! Bueno, no es literalmente una planta, es una flor de metal que recoge y purifica agua de lluvia en Medellín, Colombia, y además funciona con energía solar. El paquete completo.

Esta idea surge después de que Rosalba Cardona pasara 60 de sus 70 años de vida recolectando agua de las lluvias para vaciar el inodoro, regar el jardín, trapear y consumir, esto de acuerdo a un artículo de El Tiempo. La idea de Rosalba fue la ganadora de entre mil 800 ideas del proyecto Comuna Innova de Ruta N, impulsado por la Alcadía de Medellín, y según la nota, en tan solo seis meses su idea ya se ha materializado con tanques en forma de flor instalados en las laderas más altas de la ciudad, zona en que una gran cantidad de viviendas no cuentan con agua potable.

El poder de la flor
Este sistema de recolección cuenta con cuatro tanques en forma de pétalos y un tronco fabricado en metal. “Para potabilizar el líquido, este pasa por dos filtros de carbón activado que remueven el color, olor y sabor”, explica Luis Arango, ingeniero y gerente de Gaia, empresa que creo la flor, en entrevista para El Tiempo, “además de darle un toque de refinación”. Sin ser esto lo único, también el sistema desinfecta, remueve macropartículas y evita el paso de insectos o otras impurezas. Finaliza con una lámpara ultravioleta que termina por desinfectar y purificar el agua. De acuerdo al artículo, el proceso tarda 45 segundos y el proceso se activa de manera automática cuando alguien se acerca y gira una llave para obtener agua.

“¿Cuánta capacidad tiene?” Te estarás preguntando. Esta flor de metal puede recolectar mil 200 litros, es decir 3 mil 300 vasos de 300 mililitros.

Rosalba, la innovadora detrás del proyecto, ya probó la efectividad de la flor y con gran orgullo comenta que le encanta que las personas de su barrio se beneficien con su propuesta.

Escrito para Las Paginas Verdes de Simple Change Por Samuel Casanova

QUIZÁ TE INTERESE

Déjanos tu opinión