Elige tu país

México

Se suele decir que a menor velocidad, menor será el consumo de carburante y por tanto, menor será la contaminación que saldrá del tubo de escape, sin embargo la realidad es un poco más complicada.

Decir un número exacto de la velocidad que se tiene que tener para no contaminar resulta una pregunta bastante difícil de calcular, mucho depende del estado en el que se encuentre el coche, así como lo años que se ha utilizado, los servicios que se le han dado, entre muchas otras cosas.

Es cierto lo que se dice: Velocidad baja es igual a menores emisiones contaminantes, sin embargo, esto tiene muchos matices, ya que, cómo mencionábamos anteriormente, depende mucho del automóvil que se esté utilizando y la habilidad del conductor de no forzar el coche a un consumo extra aun si está circulando despacio.

En coches manuales, es importante tener en cuenta que entre menos forcemos el coche entre una velocidad y otra es mucho mejor para el medio ambiente, se recomienda realizar estas velocidades una vez que se encuentra entre las 2 y 2.5 revoluciones y hacer todo lo posible por que nunca llegue a 3 revoluciones. Sin embargo, también es importante que no cambiemos de velocidad antes de llegar a las 2 revoluciones ya que el motor también hace mucho esfuerzo para tratar de mantenerse “vivo” lo cual puede ocasionar que provoque muchas más emisiones de las esperadas.

Una de las formas más efectivas para no contaminar de más es conducir a una velocidad constante, sin dar frenazos ni tirones y aprovechar las inercias en todos los tramos de viajes posibles.

Con esto nos podemos dar cuenta que realmente la velocidad no es sumamente relevante cuando hablamos de cuidar al medio ambiente.

QUIZÁ TE INTERESE

Déjanos tu opinión